El Niño Dios en mi Corazón.
En el cielo veo una estrella
que alumbra mi caminar,
su luz no es la de un simple astro
es María que desde el Cielo,
me guía hacia la Ciudad del Pan, porque
en Belen Efrata mi Salvador nacerá.
Con Joséf quiero preparar la gruta
y hacerte Jesús, un pesebre en mi interior
así podre cobijarte del frío de la noche
con todo mi mas fervoroso amor
y junto con María podré meditar
estas cosas en su Dulce Corazón.
Tus ojitos tiernos me llenan de paz
en tu carita veo una dulzura sin igual,
en tus manitos veo una gran cruz
y mi gran alegria es que la
compartas conmigo para ayudarte
a cargar mis pecados y los de la humanidad.
No podre regalarte oro como
el rey mago te ofreció, pero sí
puedo regalarte desde mi pobreza
algo mas valioso que todas las
riquezas del mundo, te daré
mi vida y mi corazón.
Como los pastores, este humilde
don te entregare yo, y lo dejare
a los pies de tu Virginal Madre,
para que Ella lo purifique
y sea mas agradable a tus
Divinos ojos mi Buen Dios.
Viniste a los tuyos y los tuyos
no te recibieron, yo aquí estoy Señor
y te recibo con amor, prepararé mi alma
y la mantendré en gracia
para que su Divina Majestad,
pueda en ella morar.
Acepta mi inmolación para expiar
por las almas que no te aceptaron
y por las que no te aceptaran.
Mi dicha es amarte cada día mas,
y pedirle a María me regale su corazón
para amarte como mas te agrada a Vos.
Autor: Franco de Jesús Sacramentado SRs