Palabras sobre palabras
P. Fernando Pascual
26-5-2012
Palabras llegan, palabras van.
Es un frenesí, una carrera, una locura. No hemos digerido un texto y ya leemos otro. No hemos
asimilado un discurso y nos piden que escuchemos a un nuevo orador.
Las palabras avanzan, en oleadas, ante las puertas del alma. Algunas entran, alborotadas, confusas,
impetuosas. Otras se asoman, tímidas, prudentes, casi con respeto. Otras quedan fuera, esperando su
turno. Otras salen: la memoria no permite contener tanta palabra.
La lluvia de palabras no disminuye. Cuenta con canales ágiles: radio y televisión, teléfono móvil
(con sus mil mensajes breves) e Internet, saludos y despedidas, libros y revistas.
Es un tumulto interminable. Al llegar la noche, mientras leemos los correos más recientes o
miramos las reacciones en Facebook o Twitter, las palabras luchan entre sí: desean ocupar los
últimos pensamientos de quien va a intentar dormir durante unas horas.
Mañana será igual: palabras, palabras, y más palabras.
El alma desearía un momento de pausa, unos minutos de silencio para la reflexión. Pero las palabras
están afuera, en su continuo asedio, y adentro, como un inquieto caballo de Troya en nuestros
corazones.
Palabras sobre palabras. Llega el momento de terminar estas líneas llenas de palabras. Quizá así
dejaremos un poco de tiempo disponible. No para leer más palabras en algún blog o en el periódico,
sino para juzgar lo mucho recibido, para tirar lastres inútiles, y para aprender a conservar aquello
que nos permita amar un poco más a Dios y a los hermanos...