1
Cuando Dios desaparece de nuestras vidas
Por Ángel Gutiérrez Sanz ( Dr. Catedrático de Filosofía. autor del libro
“Apectos de una sociedad en crisis” ( Agotado) . Enlace a su página Web
http://personales.ya.com/testimoniolaico
A comienzos de los años 70 hace su aparición un mesianismo laico con la
pretensión de liberarnos de la opresión religiosa, encandilando a unos y a
otros. Había llegado, se nos decía el tiempo de la verdad, prosperidad,
sobre todo de la libertad y la gente se lo creyó. Hoy con la perspectiva que
nos da el paso del tiempo podemos valorar sus frutos. Tal vez haya llegado
el momento de echarle coraje y saltarnos las barreras impuestas por la
censura de “lo políticamente correcto”, para comenzar a hablar sin miedos y
sin complejos de todo lo que desde entonces ha sucedido.
Para comenzar hemos de dejar constancia de que el
pseudoprogresismo del que hablo, lo primero que hizo fue dilapidar un
patrimonio secular valiosísimo, hasta hacernos perder la propias señas de
identidad, no sabiendo ya muy bien quienes éramos, cuales habían sido
nuestros orígenes y cual la razón de nuestra propia existencia. Se dieron
por inservibles valores humanos, cívicos, morales y religiosos que no tenían
fecha de caducidad. Se buscaba la liberación personal y social en una
libertad facilona, aliada a un falso omnipermisivismo, carente de
compromisos y responsabilidades, un tipo de libertad que sólo entiende de
derechos; pero no de obligaciones. Prescindimos de la espiritualidad y nos
instalamos en el reino del pragmatismo materialista. Aprendimos a producir
e hicimos del consumismo nuestra aspiración suprema. Bajo estos
supuestos diseñamos la sociedad del bienestar prometedora e ilusionante;
pero con lo que ahora nos hemos encontrado ha sido con un paraíso
artificial y ficticio en el que el hombre no acaba de ser feliz , ni está a gusto
consigo mismo, ni siquiera satisfecho económicamente
Sin duda, algo ha fallado en nuestra sociedad. Por eso el momento
que hoy vivimos no es ya de euforia sino de profunda frustración y
desesperanza. Y no es cuestión de echarle la culpa a la crisis generalizada
que nos azota en todos los órdenes. Los responsables de lo que nos pasa ,
siempre somos nosotros mismos y si hay crisis es porque el propio hombre
está en crisis. Vivimos unos tiempos de globalizaciones y masificaciones. El
resultado ha sido la disolución de la conciencia personal, absorbida por la
conciencia colectiva. Dicho de otra forma, el gregarismo ha ido
conduciéndonos hacia una despersonalización peligrosa y partir de aquí
cualquier cosa es posible, incluso el suicidio de la propia humanidad. De
esto la historia nos brinda ejemplos aleccionadores .
No se trata de simples palabras o meras apreciaciones subjetivas; son los
hechos, los que están ahí como prueba fehaciente. La razón dialógica es la
que hoy preside el comportamiento moral y no la ley natural, según se nos
ha hecho creer el criterio ético es una cuestión de consenso entre la
mayoría, él es, en última instancia el que decide lo que es bueno y lo que es
malo. Por este camino hemos llegado a legitimar perversiones contra
natura, repárese en el aborto, en la legalización de los matrimonios
2
homosexuales, en la trivialización del sexo, que ha pasado a ser un juego
desposeído de su dimensión profunda etc , etc,. Resultado de ello está
siendo la desestabilización de las familias que siempre ha sido el
fundamento de una sociedad sólida y que en estos momentos está viviendo
sus horas más bajas, amenazada por la miseria tanto económica como
espiritual, amenazada por la injusticia, la deshumanización, la violencia y
uno se pregunta ¿ Cómo hemos podido llegar hasta aquí? ¿ Hemos de echar
la culpa a Dios de todo lo malo que nos está pasando? Refiriéndose a la
barbarie del 11 de Septiembre de 2001 a Anne Graham se la preguntó en
una ocasión ¿ Cómo Dios pudo consentir esto? Y esta mujer dio una
respuesta que a mi me pareció muy sensata. “ durante años, dijo, hemos
estado diciéndole a Dios que se salga de nuestras escuelas, que se salga de
nuestro gobierno y que se salga de nuestras vidas ... creo que todo
comenzó cuando Madeleine Murria O'Hare se quejó, porque no quería que
se rezara en nuestras escuelas, y dijimos que estaba bien. Luego alguien
dijo que mejor no se leyera la Biblia en las escuelas... la Biblia dice no
matarás, no robarás, amarás a tu prójimo como a ti mismo. Y dijimos que
estaba bien… Luego alguien dijo, dejemos que nuestras hijas aborten si
quieren, y ni siquiera tienen que decirles a sus padres. Y dijimos que
estaba bien y ya que los muchachos siempre van a ser muchachos y de
todos modos lo van a hacer, démosle a nuestros hijos todos los condones
que quieran para que puedan divertirse al máximo, y no tenemos que
decirle a sus padres que se los dimos en la escuela Y dijimos que estaba
bien. … Luego alguien dijo vamos a imprimir revistas con fotografías de
mujeres desnudas y decir que esto es una apreciación sana y realista de la
belleza del cuerpo femenino Y dijimos que estaba bien. Luego la industria
de las diversiones dijo, hagamos shows por televisión y películas que
promuevan lo profano, la violencia y el sexo ilícito. ( que para algo está la
libertad de expresión)….
Ahora nos preguntamos: ¿por qué nuestros niños no tienen conciencia, por
qué no saben distinguir entre el bien y el mal, y por qué no les preocupa
matar a desconocidos, a sus compañeros de escuela, o a ellos mismos?
Probablemente, si lo pensamos bien y despacio, encontraremos la
respuesta.
Todo tiene que ver con que
lo que sembramos es lo que recogemos”.
No nos engañemos después de haber prescindido de Dios cualquier cosa es
ya posible en nuestra sociedad. Como fruto de anteriores siembra ,
estamos recogiendo fracasos en nuestras aspiraciones más íntimas y
profundas. Tendremos que acabar por darnos cuenta que el hombre no
puede ser expropiado de su yo y de su conciencia religiosa más íntima, Es
preciso que de una vez por todas nos rebelemos contra el progresismo
ateo, para decir con rotundidad que el peligro de la humanidad no es otro
que la enfermedad espiritual. Ha pasado el tiempo suficiente como para
poder afirmar que se equivocaron quienes asociaron el eclipse de Dios con
doradas auroras del resurgir del hombre. Lo que ha sucedido ha sido todo lo
contrario . El proceso que comenzara con la muerte de Dios está acabando
con la destrucción del hombre . Los optimismos infundados de entonces
han dado paso a la frustración de un presente triste ; pero real. Una vez
más queda bien se manifiesto que cuando los humanismos pierden de vista
la dimensión religiosa y trascendente les acecha el fracaso. Clarividente se
3
mostró al respecto Juan Pablo II , al decir “ “Un mundo sin Dios , se
convierte tarde o temprano contra el hombre”.