La mamá valiente de Justin Bieber
A favor de la vida
Pbro. José Martínez Colín
Este 8 de abril en muchos países se tendrá la Jornada por la
Vida, en que muchas personas se manifestarán a favor de ella.
Ya se han tenido diferentes manifestaciones. Por ejemplo, en
Perú, nunca se había tenido una marcha tan multitudinaria como la
que se vivió el sábado 23 de marzo. Reunió a más de cien mil personas
que alzaron su voz a favor de la vida y en rechazo al aborto. Familias,
adultos mayores, niños, jóvenes, sacerdotes, religiosas, políticos,
personas del ambiente artístico, niños de orfanatos y con habilidades
especiales, universidades, centros educativos, entre otras, hicieron de
esta Gran Marcha por la Vida todo un éxito.
En ocasiones se atenta contra la vida de los aún no nacidos, en
que no han faltado actos heroicos de la mujer para tener a su hijo y
resistir la presión que ejercen, aunque con buena voluntad, médicos o
de su misma familia. Tal es el caso que a continuación relatamos.
Pattie Mallette es la joven mamá del celebérrimo cantante Justin
Bieber. Sin embargo, Pattie tuvo una infancia muy difícil y dolorosa.
Ella misma lo contaba en una entrevista por televisión. Una hermana
de cinco años murió atropellada. Tenía un padre alcohólico que no la
trataba nada bien y acabó por abandonar la familia: “La herida del
abandono viaja profundamente y te cambia para siempre", escribía.
Sufrió abusos sexuales y buscó refugio en el alcohol y las drogas. Fue
ingresada en un centro psiquiátrico tras intentar suicidarse.
Al salir, volvió a juntarse con las malas amistades y a la
temprana edad de 17 años acabó con un embarazo no deseado de un
hombre casado que la dejó abandonada.
Recibió muchas presiones para que abortara, una idea no muy
feliz, seguramente, para las millones de fans de su hijo Justin. Pero
ella simplemente se negó: "Yo solo sabía que no podía. Sabía que
tenía que conservarlo y hacer las cosas lo mejor que pudiera. No sabía
cómo iba a hacerlo, pero ¿sabes? lo que sí sabía es que no podía, que
no podía abortar. Tenía que dar lo mejor de mí misma. Tenía que ver
qué hacer. Y estaba dispuesta a hacer lo que hiciera falta", relataba en
el espacio televisivo, donde mostraba una oportunidad para que toda
mujer se plantee de nuevo una reflexión sobre el tema del derecho a la
vida de todo ser humano desde su concepción.
Quizás por todo ello, el primer llanto de su pequeño Justin le
pareciera música celestial: "Sé que parece una locura, pero sonaba
como si estuviese cantando. ¡De verdad! ¡Oh, Dios mío, era tan
precioso, tan increíble! Yo sólo quería comérmelo...".
Mallete fue la encargada de inculcarle la pasión por la música: a
los 4 años ya tocaba la batería y, recibió clases de piano en la Iglesia,
cuando su madre volvió a refugiarse en la fe para salir adelante.
Una mujer muy valiente y con gran coraje que ahora comprueba
que valió la pena. Su hijo es uno de los artistas que más discos y
entradas vende en el mundo.
En la actualidad, por fin, Pattie ya disfruta de la vida. Es
productora audiovisual y se ha convencido de que su fe puede mover
montañas y cree firmemente en el dicho: "Busca a Dios, y el resto de
cosas vendrán por añadidura".
Pattie es la viva estampa que demuestra que querer es poder y
que no rendirse puede tener una recompensa tremendamente
satisfactoria.
articulosdog@gmail.com