Historia de una conversión
¿Estamos formados en la fe?
Pbro. José Martínez Colín
1) Para saber
Cada año se publica el Anuario Pontificio en que se recogen la
información sobre la Iglesia Católica desde un punto de vista
cuantitativo, pues los bienes espirituales son invaluables. Entre sus
datos más sorprendentes y esperanzadores es que en lo que va de
este siglo XXI la Iglesia ha crecido casi en un 20 por ciento, lo cual es
considerable, pues significa que ahora hay cerca de 200 millones más
de católicos que en el año 2000.
Muchos de ellos han sido de conversiones de otras religiones.
Hace poco, en un Congreso de Conversos al Catolicismo, varias
personas contaban su testimonio. A continuación, uno de ellos.
2) Para pensar
Don Antonio Carrera era católico, pero dejó la Iglesia para
convertirse en Testigo de Jehová, llegando a ocupar puestos de
responsabilidad dentro de la secta. Estuvo con ellos 13 años.
Decía que el número de la secta de los Testigos de Jehová se ha
estancado y todo apunta a que en un futuro disminuirá
progresivamente. Don Antonio explicó por qué un católico es atraído
por ellos: Comparó su doctrina a un diamante falso, cuya no
autenticidad puede ser fácilmente apreciado por un joyero, pero no por
alguien que no sabe. Pues bien, un católico no formado en su fe, no
sabe discernir la falsedad de las doctrinas de las sectas y puede ser
embaucado con relativa facilidad.
El señor Carrera decía que hace 40 ó 50 años no era muy
necesario que los católicos estuvieran muy formados en su fe porque
apenas había "lobos" que buscaran ovejas despistadas, pero poco a
poco el ambiente se fue llenando de lobos que hicieron presa en
muchos católicos que no estaban preparados. Hoy, por tanto, es
absolutamente necesario que el católico practicante procure
documentarse, catequizarse y conocer los fundamentos bíblicos y
magisteriales de su fe. Por ello don Antonio recomienda que nunca
cometamos el error de dejar entrar en nuestra casa a un Testigo,
porque ellos sí se conocen su lección. La formación de los laicos,
afirmó Carrera, es la vacuna perfecta contra las sectas y otras
religiones.
¿Por qué abandonó la secta? Debido a que ocupaba ya altos
cargos dentro de la Organización, tuvo acceso a literatura antigua de la
misma. Entonces comprobó cómo la secta se equivocaba en varias
ocasiones a la hora de profetizar el fin del mundo y cómo también
algunas doctrinas habían sido cambiadas o retocadas de tal manera
que era imposible que Dios estuviera detrás de algo así. Rompió con el
grupo donde había entregado su tiempo durante más de 10 años. Hay
muchos, dice, que quedan tan desencantados que pierden cualquier
atisbo de fe en Dios.
Pero él estudió a los protestantes, pero no le acabaron de
convencer, buscaba la Iglesia de Cristo. Y estudiando a los Padres de
la Iglesia, se la encontró: era la Iglesia Católica. Se siente como hijo
pródigo que ha vuelto a la casa de Dios. Ha escrito varios libros sobre
los Testigos de Jehová y ha fundado la "Asociación de afectados por
sectas".
3) Para vivir
En este “Año de la Fe” pongamos mayor empeño en formarnos
en nuestra religión. Además de cursos o clases a las que pudiéramos
acudir, una manera accesible es leer el Catecismo de la Iglesia
Católica, o su Compendio, para luego poder transmitir de palabra y con
el ejemplo la riqueza de nuestra fe.
( articulosdog@gmail.com )