Trabajar con un fin bueno
P. Fernando Pascual
31-8-2013
Todo lo que hacemos busca una meta. A veces, simplemente, tener la casa en orden. Otras veces,
ahorrar en vistas al futuro. Con frecuencia, “cumplir” con las peticiones del jefe de trabajo, de un
familiar o de un amigo.
Trabajamos siempre con un fin. Pero, ¿todos los fines tienen la misma importancia? ¿Hay algunas
actividades que podríamos dejar de lado para escoger otras que tengan un fin más noble, más justo,
más bello?
Hacer una jerarquía de fines permite hacer una jerarquía de ocupaciones. Quien no tiene claro qué
sea lo más importante y qué sirve sólo para “matar el tiempo” no será capaz de escoger según
proyectos buenos.
Otras veces la jerarquía está bien establecida, pero nos faltan energías interiores para acometer lo
importante y para dejar de lado lo superfluo. En esos casos, basta una breve insinuación en la
pantalla de la computadora para que al final dediquemos minutos y minutos a una tontería y
dejemos de hacer aquello que realmente merecía nuestro tiempo y nuestro esfuerzo.
El camino de cada ser humano transcurre entre cientos de pequeñas y grandes decisiones. Escoger
bien permite trabajar con fines buenos. Escoger mal nos lleva a perder, aquí en la tierra y también
en el mundo futuro que nos espera.
¿Qué voy a hacer hoy? ¿En dónde invertiré mi vida? ¿Cómo distinguir entre amores buenos y
caprichos engañosos que me desgastan y me consumen sin sentido?
Desde el cielo, Dios me pide que oriente bien mis pasos. En la tierra, familiares y amigos esperan, a
veces en silencio, que les ayude y acompañe desde las fuerzas que vibran en mi alma.
Un nuevo día está en mis manos. Si me dejo guiar por el amor a Dios y al prójimo, empezaré a
trabajar por fines verdaderamente buenos.