Mi lugar en la historia humana 
P. Fernando Pascual 
26–3–2017 
 
Cada ser humano ocupa un lugar en la historia universal. No en la que aparece en los manuales, ni en 
los documentos, sino en aquella en la que cada creatura deja una huella imborrable. 
 
Ese lugar, para algunos, tendrá una apariencia pequeña, insignificante. En la familia, doblar calcetines, 
planchar camisas, limpiar platos: ¿qué valor pueden tener actos tan sencillos? 
 
Lo tienen, sin duda. Porque una camisa planchada con cariño cambia algo en la casa y, desde la casa, 
en los vecinos, en los amigos, en los compañeros de trabajo, en el tráfico, incluso en las naciones. 
 
Descubrir  el  sentido  pleno  de  las  cosas  sencillas  permite  reconocer  su  valor.  Desde  luego,  las 
consecuencias de un buen planchado parecen insignificantes frente a las de un parlamento que declara 
la guerra o que aprueba un aumento de impuestos. Pero no por ello el planchado deja de tener su puesto 
en la historia. 
 
Si la mirada se alarga a lo que ocurre tras la muerte, las decisiones adquieren un valor inmensamente 
más grande. Porque hasta un vaso de agua dado a un pequeñuelo tiene consecuencias en lo eterno (cf. 
Mt 10,42). 
 
Cada hora, cada minuto, tienen un sentido. Sirven para promover el amor o para herirlo, para levantar 
muros o para construir puentes, para escuchar al triste o para aumentar las tensiones. 
 
Por eso, necesito mirar al cielo y pedir ayuda a Dios. Para que limpie mi corazón de todo egoísmo, para 
que me ayude a tener ideas nobles y generosas, para que me lance a obras buenas, aunque parezcan 
sencillas e insignificantes, para que me indique cuál es mi lugar en la historia humana. 
 
De este modo, mis pensamientos y acciones, ayudados por la gracia divina, abiertos a las necesidades 
de mis hermanos, se convertirán en un instrumento en las manos de Dios para que la historia humana 
tenga menos páginas oscuras y más amores, en el tiempo y en la eternidad.