LOS INTERESES, LA COMPLICIDAD Y LA COBARDIA

La dictadura de Maduro en Venezuela es noticia.

La represión desplegada contra la oposición venezolana es de la escuela castrista siendo duramente criticada por la mayoría de los países demócraticos. Sin embargo, no se menciona la participación de Cuba en el proceso politico venezolano, la sospechosa muerte de Hugo Chávez en Cuba, el entrenamiento de Nicolás Maduro bajo la batuta de los Castro e impuesto como presidente por ordenes de La Habana.

Maduro era el hombre que los Castro querían en el poder. Venezuela estaba siendo dirigida militar y políticamente por Cuba, y a cambio de este servicio recibía petróleo a manos llenas, repletando los bolsillos de Fidel, Raúl Castro y toda su dinastía.

Hoy el pueblo venezolano esta igual que el pueblo cubano: en la miseria.

Cuba bajó el tono en su defensa a Maduro desde que Raúl y Obama se dieron el amistoso apretón de manos. ¡Qué ignominia para el mundo libre!

Mientras Maduro insulta a España, Raúl invita al Rey y al presidente de España a visitar Cuba. Aunque todo es posible, no creemos que Raúl este buscando una salida para sobrevivir.

Venezuela es una de las metástasis del cáncer cubano, sin embargo, ninguna democracia menciona que Fidel y Raúl Castro llevan 58 años humillando, asesinando y manipulando a 11 millones de personas dentro de la Isla, que obligan a vivir en la miseria a una nación que fue prospera y feliz antes de que ellos usurparan el poder y que con las mismas mentiras, repetidas tantas veces, las han hecho creíbles a los que les ha convenido creerlas.

Es degradante asociarse a los Castro. Es inmoral que capitalistas extranjeros inviertan en Cuba teniendo como socio al gobierno cubano y utilizando la mano de obra esclava de sus nativos.

Como también es bochornoso que funcionarios de otras naciones  accedan a que los Castro inviertan su fortuna robada y ensangrentada en negocios a nombre de sumisos testaferros.

Esos son los intereses mezquinos que hoy valen más que la moral, la dignidad y la decencia. No importa que los Castro hace 2 o 3 décadas hayan sido acusados de tráfico de drogas. Ya eso lo olvidaron los nuevos gobernantes y las instituciones internacionales, ya Cuba tiene su asiento en la O.N.U. Total, ¿Qué importa una raya mas para el tigre?

No importa que desde 1959, los Castro hayan actuado política y militarmente interviniendo en entrenamientos, invasiones, suministro de armas en numerosas naciones: Republica Dominicana, Panamá, Bolivia, Venezuela (3 ocasiones), Grenada, Colombia, Republica del Salvador, Argelia, Congo, Angola, Etiopia, Nicaragua y Chile siendo presidente Salvador Allende.

No importa la cantidad de jóvenes que fueron asesinados, unos en el paredón de fusilamiento y otros en ese juego a la guerra, sin embargo ninguno de los Castro puede mostrar una cicatriz.

Cuba, el cáncer de América Latina que ha hecho metástasis en tantos sitios dentro y fuera del continente ya no es la culpable de las desgracias en el hemisferio. Es vergonzoso que Fidel y Raúl, un par de alcahuetas que han vivido a coste del chantaje, la mentira y del saqueo, no sean señalados y repudiados por gobiernos e instituciones que se supone estén para defender la democracia y la libertad.

GLORIA AL BRAVO PUEBLO. ABAJO CADENAS. (Tomado del Himno Nacional Venezolano)

 ¡ABAJO EL COMUNISMO! ¡VIVA CRISTO REY!

Diego Quiros, Sr.