NOCHE DE LA NOSTALGIA

 

Todos los 24 de agosto, a nivel nacional, se celebra la noche de la nostalgia.

La iniciativa de un programa de radio se ha ido transformando en un evento popular de características muy especiales.

Según dicen es la noche en que más salen los uruguayos.

Todos, de una forma u otra celebran esa noche de la nostalgia.

A medida va pasando el tiempo (una elegante forma de decir nos vamos poniendo más entrados en años) tenemos más razones para la nostalgia.

Nostalgia de aquellos tiempos en que pasábamos rato tratando de dominar al balero.

Nostalgia del deslizarnos calle abajo, por el cordón de la vereda, los días de lluvia.

Nostalgia de los barcos de papel que se llevaba raudo el agua que corría por la calle los días de lluvia.

Nostalgia de las horas que podíamos gastar intentando armar algún puzle.

Nostalgia del tiempo que nos insumía poder mirar televisión en una de los pocos hogares que tenían aquella maravilla.

Nostalgia del empeño que poníamos en aprender el orden de los diversos avisos y su contenido.

Nostalgia de los radio teatros de la radio.

Nostalgia de los tiempos en que actuaba en los radio teatros de “Antena del Carmen”

Nostalgia de nuestros padres en casa.

Nostalgia de todos mis hermanos vivos y presentes.

Nostalgia de la puerta de calle siempre abierta.

Nostalgia de ver pasar a los muchachos del Oratorio rumbo a Cien Manzanas y tocando todos los timbres de las casas.

Nostalgia del cine en algún salón del colegio luego de la jornada de fútbol en su patio.

Nostalgia de los mates tomados con el P. Bordoli a temprana hora de la mañana. Allí nos reuníamos un grupo para terminar alguna tarea o para preparar alguna cartelera del patio.

Nostalgia de las exhibiciones de gimnasia que solíamos hacer los alumnos del liceo. Saltos, pirámides y antorchas era algo que siempre estaba.

Nostalgia de los desfiles de carrozas y el trabajo de elaboración que insumía horas y días de soldar armazones, pegar papeles y pintar estructuras.

Nostalgia de los ratos de pesca en el río.

Nostalgia de los campamentos con los chicos de la Obra Don Bosco.

Nostalgia de los campeonatos de voleibol y las excursiones por algún campeonato nacional.

Nostalgia, y más nostalgia de un ayer que ya no volverá.

No se ha ido sino que se ha quedado formando parte de vida pero, muy bien lo sé, no volverá a reiterarse.

 

Sin duda he cometido muchos errores pero, también lo sé, he puesto lo mejor de mí en todo lo que he realizado.

Quizás muchos de esos errores los volvería a cometer y otros, estoy seguro, no los reiteraría jamás.

Es buena esta noche para repasar y arrepentirme. Para repasar y reafirmar posiciones.

La nostalgia no es solamente para añorar sino que, también, para aprender.

Es algo así como una inmensa invitación a recordar y ello siempre es volver a pasar por el corazón para revisar.

Estoy seguro que esta nostalgia no tiene mucho que ver con lo que se celebra pero…..

Permítaseme vivir, a mi manera, esta “Noche de la nostalgia”

 

Padre Martin Ponce de Leon SDB