Sobre el Padre Nuestro (13)

Para ser perdonados

Pbro. José Martínez Colín

 

1)  Para saber

Nuestras vidas son como un libro en donde escribimos nuestra historia. Pero, por la relación que tenemos con los demás, podemos escribir en sus libros. Es de desear que esas páginas que escribamos sean hermosas historias de bien. A ello nos anima el Papa Francisco, añadiendo que escribiremos algo bello en las personas que han hecho algo desagradable e incorrecto, al escribir nuestro perdón.

El libro de nuestra vida está lleno del perdón de Dios, y de tantos bienes que nos da. Por ello, en el Padre Nuestro al pedir perdón, manifestamos que también perdonamos a los que nos ofenden.

2)  Para pensar

Pastora Mira García es una de las mujeres de fe más conocidas de Colombia. Se dedica a la reconciliación de las víctimas de una lucha armada que en los últimos 60 años produjo, según estimaciones, hasta 900,000 muertes y siete millones de desplazados. En septiembre de 2017, cuando el Papa Francisco visitó Colombia, Pastora le dio su testimonio. Ella cuenta su historia:

El 4 de abril de 1960, mi padre fue asesinado por rivales políticos. Yo tenía 4 años. A los nueve hermanos nos obligaron ver cómo le disparaban y luego lo decapitaban. Años después encontré al asesino. Cuando llegué a su casa me encontré a un ser destrozado. Hubiera sido fácil envenenarlo o terminar con su vida de otro modo, pero recordé la enseñanza de mi madre de perdonar. Me senté a llorar y decidí visitarlo para llevarle comida y ropa. Lo hicimos durante mucho tiempo. Cuando el asesino se enteró quien era, nunca volvió a mirarme a los ojos y entendí que su culpa es peor que mi dolor.

En 1999, mi madre murió del corazón cuando militantes derribaron la puerta. En 2001, mi hija Paola llevaba a su hija de 5 años a una escuela; fueron capturados por militantes; dos días después, devolvieron a la niña, pero el cuerpo de Paola lo recuperamos siete años después en la montaña. Mi hermano menor también fue secuestrado y no ha aparecido.

El 4 de mayo de 2005, un grupo armado ilegal se llevó a mi hijo de 18 años. Lo asesinaron y lo dejaron tendido en el camino. Yo recé: ‘Señor, te lo devuelvo’. Tres días después, vi a un joven armado herido y lloraba de dolor. Lo llevamos a casa. Estaba hambriento; le di de comer y ropa de mi hijo. El joven se acostó en la cama de mi hijo y, al ver sus imágenes en la pared, preguntó: “¿Por qué hay fotos de ese tipo al que matamos?” Nos sorprendimos, mis hijas y yo. Le supliqué a mi querido Dios que me ayudara. Mis hijas me dijeron: ‘¡Mamá, no debe salir de aquí con vida!’ Les dije que aun así mi hijo no regresará. Entendieron que no deberían vengarse. Le dije al joven: ‘Esta es tu cama y esta es tu habitación’. Lloraba arrepentido, era como si le diéramos una paliza.

Se fue el joven y regresó desarmado, y me saludó diciendo: ‘Mamá’. Ese diciembre murió en un incidente relacionado con las drogas.

Pastora Mira García fundó una institución dedicada a promover la reconciliación de las víctimas.

3)  Para vivir

En ocasiones puede costar mucho esfuerzo perdonar. Incluso se nos puede hacer imposible. Ante esta situación, el Papa Francisco nos exhorta a pedirle al Señor la fuerza: “Señor, ayúdame a perdonar”. (articulosdog@gmail.com)