Scrates en los foros

Autor: Padre Fernando Pascual, L.C.

Fuente: catholic.net (con permiso del autor)

 

 

-Amigo Scrates, dnde has estado estos ltimos 10 das?  

-Estuve en internet, de visita en algunos foros, ilustre Lisias.  

-Foros, internet, qu nuevo deporte es ese?  

-Los foros son un sistema de participacin, por escrito y a travs de conexiones telefnicas o parecidas, en el que cada uno puede crearse una identidad, escribir sus ideas, y discutir con otros foristas.  

-Parece ser una actividad interesante y formativa.  

-S y no. Depende mucho de los participantes. Hay foros en los que la gente slo dice lo que siente, pero sin grandes ideas, o con ideas demasiado confusas. Otros en los que se repiten una y otra vez los sofismas de siempre. Otros en los que los foristas inician con saludos muy amables y terminan insultndose...  

-O sea, hay foros para todo. Pero, se aprende algo de este invento?  

-Tambin depende de quin entra y de cmo entra. En algunos foros, es fcil distinguir entre dos grupos de participantes: “preguntadores” y “maestros”. Los primeros lanzan sus dudas a la computadora y, de la computadora, a todo el mundo. Los “maestros” buscan responder. Los problemas empiezan cuando se pelean, en pblico, dos maestros.  

-Debe ser un espectculo apasionante.  

-S, tanto que estuve dos noches enteras sin dormir. Pero al final acab un poco desilusionado. Hay quienes empiezan con argumentos muy interesantes. Pero se impacientan en seguida, y pasan a los ataques personales. “Yo dije... t dijiste... te has contradicho cien veces... De verdad has superado los exmenes de primaria?”. Y suben de tono hasta llegar a insultos nada agradables.  

-Entonces, los foros son como la vida, pero sin estar en la misma casa.  

-Pues s. Hay familias en las que los esposos dialogan con calma, saben resolver sus problemas poco a poco, se piden perdn si ha habido alguna palabra de ms... En otras familias, en cambio, los esposos se pelean, se gritan, se insultan... As, algo parecido, ocurre en los foros. Slo que sin mirarse a la cara. Adems, los foristas discuten ante cientos o miles de curiosos que entran simplemente para ver lo que pasa.  

-Y no sentiste tentacin de entrar a discutir en algn tema?  

-Tuve tentaciones enormes, querido Lisias. Pero Jantipa estaba preocupada por el hijo ms pequeo, y quera que saliese a pasear con ella y con l. Adems, dice que ya tengo bastante con ir al gimnasio para discutir contigo, con Critn, con Platn, y con todos los dems jvenes que desean profundizar temas importantes.  

-Entonces, perdiste tu tiempo al ver tantos foros.  

-No lo creas. Me convenc de que existen tantos tipos de personas, tantos modos de hablar, tantos errores en las conversaciones, tantas buenas voluntades y tantos engaos en el mundo de los hombres...  

-Por ejemplo?  

-Hay quienes entran con una pregunta inocente pero llena de malicia. Apenas pueden, dividen a los participantes, provocan una discusin absurda, y terminan yndose como si fuesen vctimas cuando eran verdugos...  

-Mala gente debe ser quien acta de esta manera.  

-Hay otros, en cambio, que buscan llegar a la verdad, que ven el lado bueno de los argumentos y de las personas, que perdonan y que piden perdn. Sobre todo, que respetan y que saben ser educados. Crean un ambiente maravilloso, y con esos s me gustara poder participar.  

-Hombres y mujeres con tantas cualidades deben ser raros en los foros. Entiendo por qu no te tiraste al agua... o a las conexiones electrnicas.  

-Buenos foristas son raros, tienes razn. Pero si hay gente as, podemos aprender mucho de ellos y con ellos. Por cierto, llega la hora de la cena. Mi esposa tiene preparado un cocido especial. Si quieres acompaarnos, hablaremos hoy de la justicia domstica. Ya sabes que ahora todos tenemos que participar en los asuntos de la casa. As que te esperamos.  

-Te agradezco, Scrates, la invitacin. Siempre da gusto entrar en una familia donde esposo y esposa se reparten las tareas. Oye, no crees que ese sera un buen tema para un foro de internet?