El Papa ante cristianos y musulmanes
En un momento de violencia contra las embajadas estadounidenses por la película
'Inocencia de los musulmanes', que ocasionó la muerte, en Libia, del embajador
Christopher Steven y otros tres ciudadanos norteamericanos, estimo providencial la
visita, al Líbano, del Santo Padre en misión de paz. También aquí, la vista del
Papa congregó a miles de jóvenes. El principal objetivo era la entrega, en mano, a
los representantes de las comunidades religiosas cristianas y musulmanas, del
Documento "Ecclesia in Medio Oriente". Benedicto XVI se presentó con el saludo de
Jesucristo, "os doy la paz", y pidió respeto y colaboración entre cristianos y
musulmanes para conseguirla en ese territorio de "sufrimiento y tragedias del
Medio Oriente". Exhortó a todos a "un testimonio sincero y decidido en contra de
las divisiones, contra la violencia, contra la guerra", tan necesario. Invitó al
reconocimiento del derecho a la libertad religiosa: «Predicar y vivir su propia
religión sin poner en peligro la vida debe ser posible para todos». Animó a todos los
católicos medioorientales a "fijar su mirada en Cristo crucificado para encontrar la
fuerza, incluso en situaciones difíciles y dolorosas, para celebrar la victoria del amor
sobre el odio, del perdón sobre la venganza y de la unidad sobre la división". Los
frutos de esta visita se auguran en la forma como han recibido al Papa, que él
mismo ha señalado en su audiencia general del miércoles día 19: "con entusiasmo
y en un ambiente relajado y constructivo, una valiosa experiencia de respeto
mutuo, de comprensión y de fraternidad".
Josefa Romo Garlito